sábado, 25 de septiembre de 2010

Hiatus [Spaguetti con Atún]


Con el transcurso de la semana, he aprendido muchas cosas nuevas hablando desde toda la terminología posible. No es facil vivir solo, lo sabía antes y lo confirmo ahora. Y es que a pesar de algunas muchas facilidades que se le otorgan a uno siempre hay uno que otro conflicto que arruinan un buen despertar por las mañanas.

Empezando, y considerando bien esa ultima frase del parrafo anterior, por la falta de agua o la falta de agua caliente algunas de las mañanas.

No lo es siempre, lo reconosco, pero siempre es cuando mas se necesita. Cuando mas mugroso está uno o cuando, por ejemplo ahora, se está enfermo y necesitas agua tibia lejos de un caldo de agua fresca sobre ti.

En esos casos es preferible tener un buen desodorante y un buen perfume y darse un baño con eu de toilet, muy francés. O al menos puedes alegar ello en algun debate de aromas existencialistas.

Hablando de enfermedades, otra cosa curiosa y dificil es cuando uno se enferma y pasan los dias. Uno se pone a pensar que despues de un rato las cosas se calmaran y al tercer dia se sienten igual o peor.

Entonces piensas en la economía, en el trabajo, y en que asi como no puedes faltar a la chamba despues de una racha de mala suerte en él, tampoco puedes darte el lujo de ir con el medico o comprar medicinas porque ese dinero es para otras cosas.

Caray, enfermarse duele mas en la cartera que en el sistema inmunologico.

Por si no fuera suficiente, y por razones aun desconocidas, el internet en casa se ha cancelado por errores tecnicos y sepa la bola cuando vuelva uno a las andadas. Esto lleva a uno, sin television y sin videojuegos, a ponerse creativo. Y es por eso que aqui esta la nueva receta, el nuevo experimento, pasado de una generación a esta para la sobrevivencia del soltero no codiciado.

------------------------------------

Spaguetti con Atún
(Cuatro Porciones)


Ingredientes:

*Dos latas de atún en agua

*Tres cucharadas (soperas) de aceite

*Un paquete de spaguetti.

*Caldillo de pollo (son de la knorr, paquetitos que son como de gelatina amarillenta)

*Un cuartito de cebolla

*Oregano

*Sal y pimienta al gusto y sazón de cada uno.

------------------------------------

Ok, cocinar medio engripado tiene su chiste, como todo en la vida. El secreto está en aferrarse a una idea y no soltarla por mas a punto de la inconsciencia se pueda.

Digamos, por ejemplo, cocinarle a tu novia (o novio, yo no juzgo).

Entonces, con esto en mente, que agarro mi cacerola manca y con agua mas o menos a la mitad coloco adentro el paquete completo de spaguetti y pongo a hervir con una cucharadita de aceite y sal al gusto en el agua.

Pa' que agarrara juerzas.

Entonces me tumbé en la cama otro ratito, escuché Checkfield, no fumé nada porque con el dolor de garganta sabe a pura avispa en la traquea digestiva y me bebí el resto de mi tibia taza de café. Tambien aproveché para picar la cebolla a ratos y en cuadritos.

Digo en ratos porque lo unico que odio de la cocina es picar cebolla. Detesto lagrimear y detesto que los ojos ardan asi de molesto; pero ah, como sabe sabrosona la cebolla.

20 o 30 minutos despues el spaguetti ya estaba blandito y lo revolví bien para que no se me cociera por partes.

Mientras dejaba reposar al Pastafarista calenté en una sartén algo de aceite (dos cucharadotas) y eché a andar los trozos de cebolla en mi arrebato de venganza contra su sentimentaloide acido sulfhídrico. Dandoles revueltas constantes para que soltaran su juguito especial.

Abrí las dos latas de atun, les escurrí y eché sobre la sartén su contenido, mezclandolo con la cebolla, y de una vez, con el caldillo de pollo (puse uno, pero no me supo bien a caldillo el resultado, asi que recomiendo usar dos. Aunque tambien está el hecho de que con la garganta hecha un desmadre la comida no me sabe a nada, asi que... bueno, esta en cada uno).

Ya lista la mezcolanza de atun, cebolla y caldillo se le agregó unas piscas de oregano al gusto, la sal y la pimienta, se revolvió con mucha injundia y se pasó la pasta sobre el resultado. Se dieron mas vueltesitas y listo, se sirvió calientito.

Bueno, yo no, yo no tenía hambre y hasta el dia siguiente pude llevarle la comida a la novia. Pero ese era el chistirrín.

En fin, he aqui la segunda de las recetas. Cuando uno se enferma, no tiene internet, se está muriendo y se pone a pensar en que ya son mas de 330 dias de tibio invierno con la mujer que amas.... bueno, digamos que siempre va a salir algo bueno.

Saludos a todos. Al Oraculo que no estaba muerto, estaba de parranda. Al Wolf que ese si estaba muerto, en parranda y un poco haciendo lo mismo de siempre. Al Cotex Perex Oxcar, que tiene apodo algo menstrual pero que se le agradece mucho su ingenioso comentario y el "haste el ánimo, Santiago".

Y por ultimo, saludos a la Novia.

Que quiero como si no hubiera un mañana.

Voilá.

PD: Me faltó la ramita de perejil, pero el platillo es casi iguanas. Recomiendo tambien usar papas cocidas en cubitos. No le puse porque, bueno, caramba, estaba enfermo. Apenas si terminé.

3 comentarios:

Zetsubou Wolf dijo...

ohhh sombe, sera un virus que afecta a los escritores de blogs?, yo también he estado enfermo desde hace dos semanas, que por cierto de parranda no he estado xD.

a mi me gusta la cebolla y el atún, pero preferiría comer esas mismas cosas con limón.

por cierto, si escribo en 3 blog, y uno es compartido. y bueno sombre, espero estés bien y todo eso,arriba el animo!

Gessekai dijo...

Pues te salió muy rico, aunque por los cubitos se viera muy amarillo (si, aunque fuera noche se veía, iiih)
Que penita que prepares la comida mejor que yo (ºAº)

jpsombrerin dijo...

Bueno, será eso, Wolf. Será un linfóma para purgar literatos o será el dolor de bolsillo que no me deja ir al médico.

Pero ya, prometi ir hoy.

Ah, y Amor, es que era amarillo fosforiloco. De esos que chingan la vista.

Tu tambien guisas sabroso.

Muak.