jueves, 31 de diciembre de 2009

Golpes de estado


Y que se acaba la primera decada del nuevo milenio.

Podrá ser raro, pero me parece de repente una fecha importante. Aunque claro, esto me hace sentir aun mas viejo.

Este nuevo año viejo ha sido todo un caos para mi. Sucedieron muchas cosas importantes y sorprendentes que me han llevado a lo que soy hoy en dia.

El amor fugaz con la Maja Vestida.

El rencuentro con la princesa de alas grises.

La visita inesperada a la Ciudad de las plumas.

Las nuevas aventuras en el bar de la esquina.

El brindis constante tras las tres de la mañana.

Los cuentos que se escribieron con los ojos.

La academia quemandose en la almohada.

El nuevo romance de un viejo romance que nunca envejeció.

Y a todo esto, el nuevo año, el que viene, el que se asoma desde el otro lado de la barra, viene con todas las ganas de crear mas caos. Mas incertidumbre, mas alegrías, tristezas y melodramas de telenovela, novela y tele.

What a relief.

Saludos a todos, no vayan a atragantarse con las doce uvas.

No son todas al mismo tiempo.

Ciao, 2009.

Y bienvenido el nuevo año 2010. Con sus mudanzas, sus graduaciones, sus conciertos, sus trabajos, sus alcoholes, sus tabacos y su Patricia.

Salud.

2 comentarios:

Diego Guerrero Medina dijo...

Acá andábamos pensando en cambiar las doce uvas por doce tragos de vino (idea de Jessica que es una alcohólica)... O copas.

Lástima que quedó Vestida la Maja, joder con Goya. Bueno, bien cierto que me mata si lee esto, pintores descarados.

Salud a usted en este 2010. Que Patricia sea y permanezca como su musa.

Saludos de parte de Jessica. Mi barba sigue viéndose desde galaxias lejanas.

Ciudadana Herzeleid dijo...

¡Amen, brotha! Más que nada es eso, el principio de la primera decada del tercer milenio.

¡Muchos años de estos!